Publicado: 14 de Enero de 2015

¿Qué es la Keratina?

La Keratina es una proteína natural que podemos encontrar en las capas más externas de la epidermis, como en el pelo, las uñas o en la piel. Cuando somos pequeños concentramos grandes niveles de Keratina Natural pero a medida que vamos creciendo, y junto con el uso de productos químicos como los champús o las cremas, provocamos que sus niveles se reduzcan considerablemente. 

Actualmente, los Tratamientos de Keratina tienen dos usos: unos son los “tratamientos de keratina reparadores” o “Shock de Queratina” que buscan específicamente la nutrición de las capas internas de nuestro pelo, dándole más brillo, color y suavidad. Por otro lado, están los “Alisados con Keratina” o “Alisado Brasileño” que lo que buscan es alisar nuestro cabello, evitando el encrespamiento y consiguiendo un pelo más lacio.

¿ Cuál es el origen del tratamiento de la  Keratina?

Este famoso tratamiento, proviene de Brasil y no tardó en ponerse de moda en EEUU. Esta “milagrosa” técnica es capaz de nutrir, reconstruir, alisar, desencrespar y dar brillo a todo tipo de cabello. El pelo rizado consigue transformarse en elegantes ondas; el ondulado se vuelve liso de forma espectacular y el rebelde se muestra manejable y radiante. Ahora, en España, el comúnmente llamado “alisado brasileño” tiene numerables seguidoras incapaces de domar su pelo, que han visto como en un corto periodo de tiempo la estética de su cabello ha cambiado sustancialmente.

                                                                    

Tipos de Keratina

Hoy en día existen dos tipos de Keratina para el pelo:

Keratina con Formol 

Cada vez se usa menos esta Keratina, ya que el formol es un compuesto químico que en ciertas cantidades puede producirnos irritaciones y quemaduras. Por ello, la UE sacó una Directiva en 2010 estableciendo que cualquier producto destinado a cosmética debe contener menos de un 0.2% de formol, ya que a estos niveles es controlable y generalmente sin daños. También varios países de Latinoamérica o Canadá y Estados Unidos han hecho regulaciones similares. Algunas peluquerías o centros de belleza siguen usando keratina mezclada con formol, especialmente en los alisados ya que consiguen un mayor efecto alisador, por lo que siempre pregunta a la profesional de turno si tu pelo puede soportarlo y no va a conllevar ningún tipo de daño para tu cuero cabelludo.

Keratina sin Formol 

Esta Keratina es la que más demandan las personas debido a la peligrosidad que puede conllevar el formol, por lo que su uso se ha extendido muchísimo. Sus propiedades son las de la Keratina pura y natural sin más. Ayuda a nutrir el pelo (sobretodo en mujeres con pelos teñidos o muy maltratados), aumenta el brillo y el color del mismo, evita el encrespamiento y mejora la suavidad. No obstante, tiene un menor efecto alisador, por lo que se suele usar principalmente para baños de keratina reparadores o también llamados “Shock de Queratina” y no para los alisados, los cuales normalmente contienen algo de formol.

Ventajas del alisado con keratina:

  • Consiste en un tratamiento que nutre el pelo desde la raíz hasta las puntas, dándole un aspecto cuidado y protegido frente a los agentes externos.

  • Su duración está dependiendo del cuidado y del número de lavados, entre 4 y 6 meses.

  • Cada vez que lo apliquemos, el cabello quedará más nutrido, por lo que poco a poco se irán necesitando menos sesiones.

  • Consigue eliminar hasta un 80% del rizo, gracias a su mezcla de queratina concentrada, aminoácidos, y vitaminas B5 y E.