Publicado: 17 de Junio de 2015

La taninoplastia es el tratamiento alisador más nuevo de las peluquerías y como su propio nombre indica se basa en el tanino, un polifenol de origen vegetal procedente de la piel de la uva macerada, del castaño y del roble. Un tratamiento 100% natural, libre de conservantes químicos que elimina el encrespado, alisa e hidrata el cabello profundamente. Muy importante dejar claro que es compatible con cualquier tipo de cabello y testado dermatológicamente, por lo que no produce ningún tipo de picor o molestia.

¿En qué consiste?

Pide cita en la peluquería y reserva una tarde para disfrutar de este tratamiento, dura entre tres y cinco horas, depende de la cantidad y tipo de cabello. El primer paso es evaluar el cabello, cada zona es diferente y debe tratarse de una forma distinta, si no el tratamiento no quedará perfecto. A continuación se lava el cabello con un champú especial, sin sulfatos, se seca y se empieza a aplicar el producto mechón a mechón masajeándolo. No te impacientes, el producto se deja actuar durante 30 minutos y se aclara abundantemente. El siguiente paso es sencillo, pasar la plancha por pequeños mechones del pelo para activar el tanino. Para terminar se aclara el pelo, se aplica una mascarilla específica hidratante y se seca con secador. El resultado es espectacular.

Beneficios

-Alisa todo tipo de cabellos de forma uniforme y natural, hasta el más rizado.

-Compatible con pelos de cualquier tipo.

-Es 100% natural.

Inconvenientes

- Solo dura 3 meses.

- Puede alterar el color (en algunos casos) y no se puede volver a teñir hasta unos días después. La solución son baños de color.