Publicado: 21 de Noviembre de 2015

Este “tratamiento antiarrugas capilar” no consiste en la aplicación de tóxina botulínica sino en la aplicación de vitaminas, aminoácidos, proteínas, ácido hialurónico y sobretodo colágeno.

En caso de querer realizarse este tratamiento, se recomiendan 4 sesiones con un intervalo de 15 días entre ellas y después de aplicar el producto se suele utilizar papel osmótico, algún gorro térmico o en su defecto se realiza un masaje para favorecer con el calor la penetración de los ingredientes específicos.

Este cocktail de ingredientes, que han de ser 100% naturales sin queratina ni formol, se aplica sin aguja -al contrario de un tratamiento de bótox real- y tiene como objetivos principales:

1) Rejuvenecer el pelo debilitado y quebradizo por coloraciones, contaminación, radiación solar…. aportando una hidratación profunda y una nutrición completa que permite recuperar el brillo y la salud capilar aunque no actúa sobre la puntas abiertas.

2) Efecto alisador parecido a la queratina aunque sin activos químicos que lo hacen menos agresivo. Esto es especialmente interesante para mujeres que alisan su pelo con frecuencia utilizando planchas o secadores, que resecan la fibra capilar.

3) Reducir el encrespamiento.

Como recomendación final, aconsejamos realizarse el tratamiento de bótox capilar en manos expertas y con garantías de utilizar ingredientes de máxima calidad y naturales.