Publicado: 4 de Junio de 2016

Llega el verano, los baños en la playa y el ambiente húmedo hacen que el pelo se ondule y se encrespe. El alisado francés es la solución más cómoda para lucir un pelo perfecto, incluso después de un baño en el mar.

Es tipo de alisado, a diferencia de los otros, consigue un alisado progresivo para un volumen sin encrespamiento. No daña ni rompe la fibra capilar, porque la nutre en profundidad, aportando una mayor hidratación, flexibilidad, facilidad de peinado y un brillo muy natural.

Es ideal para el cabello seco y roto. Consigue que el cabello tenga más brillo y elasticidad, además de sanear las puntas. En pelo teñido, realza y prolonga la intensidad de los matices y de los reflejos, además de proteger el color del sol.