Publicado: 19 de Febrero de 2015

La tendencia más puntera que se ha visto en los premios Grammy de este año han sido los cortes de pelo long bob.

Tal y como ha ocurrido con esta tendencia en la mayoría de los casos, las celebs no pueden esperar a sus apariciones públicas y deciden dar a conocer su nuevo look a través de Instagram. Kim Kardashian lo hizo con un escueto "I cut my hair short today" y en la fiesta previa a los mencionados premios pudimos apreciar cómo la melena de la portentosa mujer de Kanye West había pasado de cubrir su pecho a posarse cómodamente en los hombros. El peinado de la gala ha sido bautizado como un wob o, lo que es lo mismo, unwavy bob –bob con ondas– y fue el estilista Gregory Russell el que perpetró este´shoulder bob´ –otra denominación más– con un flequillo ladeado.

Haciendo repaso de lo que las celebrities han lucido. Este otoño invierno nuestras calles se llenarán de cabezas con este pelo que no es ni largo ni corto y cuya longitud no debe rebasar las clavículas ni llegar más arriba de la nuca. Femenino, fácil de llevar y adecuado para las no-demasiado-aficionadas a peinarse. Os contamos en qué consiste el long bob.

Long bob: trasquilones estudiados

Lo primero y más importante: trasquilones. No de cualquier forma, eso sí... Se trata de dar movimiento alargando los mechones delanteros y no permitiendo que la melena se vea como una sola pieza. El peluquero consigue este efecto dañando un poco el aspecto de las puntas. Pero ¡ojo con los trasquilones!, no es lo mismo que las capas. Los mejores estilistas tienen una premisa: si tiene capas, no es un bob. Así que,  aunque haya mechones más largos, no es interesante que vaya demasiado capeado, ni siquiera por detrás. Para conseguir el efecto imperfecto, la cuchilla puede ser una buena aliada. Eso sí, con moderación o la melena puede perder mucho cuerpo.

Cualquiera puede lucir un long bob, ya que favorece a todos los rostros y su mantenimiento es muy fácil.No exige los cuidados de una melena corta ni da tanta pereza lavarlo y arreglarlo como una melena larga. Si la cara es redonda, favorecerán las capas largas por delante porque restan volumen y estilizan; si la mandíbula es muy cuadrada, es mejor el long bob con mucho trasquilón, evitar el corte regular.

Los mechones aquí y allá suavizan las líneas duras del rostro. ¿Alisar o no alisar? Aunque puede ser divertido en un pelo liso, el long bob triunfa sobre todo en pelos ondulados, desordenados, un poquito enredados o con texturas nada pulidas. La clave es: estudiado desaliño. Por lo que nos debemos de olvidar del cepillo y, sobre todo, la plancha de pelo.