Publicado: 28 de Marzo de 2015

Os mostramos la tendencia en maquillaje que se llevará esta primavera-verano.

Rostro esculpido

El famoso efecto cara lavada gana protagonismo, pero con el rostro esculpido. Es decir, bases de maquillaje en tonos naturales y neutros, y hay que trabajar todas las estructuras óseas del rostro, laterales de la frente, cuenca de los párpados, pómulos y línea mandibular, con polvos bronceadores.

Boca en tonos saturados

Esta primavera-verano el centro de atención son los labios, que se llevan explosivos, en tonos muy vivos, fuertes y saturados, como rojos, fucsias y rosas.

Color sobre negro

Si hasta ahora solo pintabas una raya negra sobre las raíces de tus pestañas superiores, esta temporada sobre ésta, y sin cubrir la negra, tienes que pintar otra de un color vivo y que contraste, como naranja, verde o berenjena.

Ahumados tornasolados

Los ojos ahumados en negro, marrón o gris son un clásico. Pues ahora, se trata de barrer, sobre estos tonos, con un pincel, otras sombras de color tornasolado, metalizado o irisado, que aporten un poquito de luz de color.

Corregir ojos pequeños

Se corrige iluminando la mirada. Las pieles claras tienen que apostar por sombras de ojos claras, rosas o blancas, y las más oscuras, por beiges y dorados. Y hay que aplicarlas en el centro del párpado móvil y lagrimal para atraer mucho la luz. A continuación, usar un lapicero beige en el interior del ojo –el blanco queda muy artificial-, rizar muy bien las pestañas para que el ojo parezca más abierto y grande. Y aplicar máscara de pestañas, tanto en las superiores como en las inferiores.

Pestañas pobres

Las pestañas postizas de las que se ponen en grupitos de 6/7 pelos ayudan a ganar mucho volumen. Otra manera de conseguir volumen es aplicar el lápiz de ojos para hacer una raya por encima de las pestañas superiores, pintarlas entre las raíces, en tono negro o marrón y con la punta muy afilada. Así, da la impresión de que la raíz de tus pestañas es mucho más tupida y éstas ganan cuerpo. Por último, hay que usar máscara de pestañas que aporte volumen, no forme grumos y las mantenga separadas.

Labios carnosos

Los colores claros, rosas y naturales, siempre agrandan visualmente. Un toque de gloss en el centro da volumen. Y si prefieres maquillarlos en tonos oscuros usa un perfilador del mismo tono para agrandar ligeramente su tamaño y forma. Además, si unes el arco de Cupido con un perfilador, consigues ganarle ese triángulo ópticamente al labio.

Un toque de iluminador

Si utilizas el iluminador con sabiduría ganarás equilibrio en el rostro, iluminarás la mirada sin necesidad de sombras satinadas, ocultarás las ojeras y lucirás unos labios más bonitos y definidos. Hay zonas donde siempre va bien aplicarlo. Por ejemplo, en el centro de la frente, a la altura del entrecejo, y en el centro de la barbilla, para llevar la atención al centro del rostro. En el hueso de la ceja, justo dónde éste cambia de dirección, y en el lagrimal, para iluminar la mirada. En la parte alta del hueso del pómulo, trazando una diagonal hasta el pliegue naso-labial, para esculpir el rostro. Si los mezclas con el corrector de ojeras te ayudará a tapar éstas y a corregir unos ojos hundidos. Y si lo pasas alrededor de la boca, después de haberla pintado en un tono intenso, resaltarás más los labios.

Cejas diez

Puedes parecer algo más joven y sumar frescura a tu rostro si rellenas las calvitas de las cejas con un lápiz y una máscara específica para cejas, si utilizas bases de maquillaje luminosas y satinadas que te aporten luz y jugosidad a la piel, aplicas coloretes en crema, en el centro de los pómulos, en lugar de marcar la mejilla, perfilas los labios con un lápiz nude para recuperar definición y los maquillas en tonos afrutados, semitransparentes y superhidratantes.