Publicado: 5 de Febrero de 2015

Se acabó llegar al salón con la foto del look deseado. Muchas veces hacemos un esfuerzo para intentar explicar qué es lo que queremos y desconocemos que un determinado estilo tiene su nombre. Os dejamos algunos términos que posiblemente no conozcáis y que podéis aplicar en vuestras visitas a la peluquería.

Corte Chop: Llega a la altura de la mandíbula, con la punta rota para aportar movimiento a la melena, y un flequillo largo lateral. Se puede lucir liso u ondulado, aunque la versión más cool es la natural. No apto para melenas abundantes.

Color en splashligths: Consiste en destacar un punto de la melena con luz, como si se estuviera aplicando un foco. El tono variará según la base natural del cabello.

Peinado Mohawk: Simula la imagen de los indios mohicanos, con un lateral del cabello rapado y todo el volumen en el otro extremo. Para conseguir el efecto con más sutileza (Y olvidando la maquinilla), se recoge todo el cabello hacia un lateral con laca o gomina, y se sujeta tras la oreja con una horquilla.

Recogido Chignon: Superactual. Es el preferido de las celebrities porque admite muchas variantes. Se trata de un recogido bajo, a la altura de la nuca, y muy favorecedor. Se puede realizar de manera simple (el clásico moño de bailarina) o aportarle un toque más sofisticado con trenzas u ondas.

Bótox capilar: Un tratamiento a base de queratina, ácido hialurónico, colágeno y pro-vitamina B5 que rejuvenece la fibra capilar. Consigue una melena más nutrida y brillante, y ayuda a eliminar el encrespamiento durante dos o tres semanas.