Publicado: 6 de Febrero de 2015

El peinado con volumen concentrado en la cabeza tiene su origen en el siglo XVIII, cuando la amante del Rey Luis XV lo popularizó. Desde entonces, ha inspirado a grandes figuras que han adaptado el estilo distinguido de las formas más modernas posibles.


Madame Pompadour, la amante del Rey Luis XV de Francia no sólo pasaría a la historia por ser la amante del magnate francés, sino también por un particular estilo de cabello que años después la consagraría como referente indiscutido de moda.

El peinado, que data del siglo XVIII representaba un recurso estético para determinar status. Así, mientras más volumen se poseía , mayor era el grado de nobleza. Tal como han señalado historiadores, la cortesana francesa era dueña de un estilo único y muy femenino.

La evolución del peinado

El moño Pompadour fue revivido en 1900 por las "Gibson Girls". Ellas usaban el peinado voluminoso terminándolo con un recogido con hebras desalineadas. En la época, este era símbolo de belleza estadounidense.

Fue creada por el dibujante Charles Dana Gibson y al poco tiempo de estrenada, la chica animada fue publicación obligada en revistas, convirtiéndose en uno de los primeros íconos de moda del siglo XX.

Aires masculinos para un peinado "real"

A partir de la década de los 40, la imagen mutó para ser adaptada por hombres. Elvis Presley tomó el peinado como fuente de inspiración, consiguiendo que muchos famosos y jóvenes admiradores replicaran el estilo. El cantante Little Richard y el actor James Dean fueron los más fieles seguidores de su look voluminoso.

Después de Elvis, los Beatles también se unieron a este estilo, así como Morrisey, Luke Perry, Sharon Stone, Renée Zellweger, Jennifer López, además de la irreverente Amy Winehouse.

Además de apropiarse del visual masculino, el moño con volumen también llegó a la pantalla grande, siendo identificado en películas populares de la época como "West Side Story" y "The Outsiders".


 El “Pompadour”: Es el peinado de moda, Justin Timberlake, Bruno Mars o David y Brooklyn Beckham han comenzado el año con este corte.

La clave para acertar de lleno tanto con el corte como con el moldeado del cabello: aprender a fijar correctamente la masa de cabello sobre la frente, a modo de flequillo elevado, arrastrando las puntas hacia atrás, con una onda suave acabada con productos de fijación.