Publicado: 4 de Febrero de 2015

El color por excelencia sigue siendo el vencedor en todos los salones. ¿Pero sabes qué cuidados debes seguir para mantener el color y el cabello con un aspecto sano y brillante? En este artículo aclaramos estas dudas.

Los cabellos coloreados en tonos rubios necesitan más cuidados que el resto ya que el tratamiento es mucho más agresivo. Las cutículas del cabello se abren y las moléculas de la melanina se oxidan. Por esta razón tiene una tendencia a secarse y las puntas se abren con mucha facilidad. Estos cabellos necesitan acondicionadores y antioxidantes protectores del color y de los rayos UVA. La incidencia de las condiciones perjudiciales para el cabello es más destacable en los rubios que en tonos más oscuros.

Consecuencias de un mal mantenimiento

Los efectos de los tintes y del secador trasforman la textura del cabello, que es una fibra débil y sensible que se daña. Por eso, es extremadamente importante mantener la hidratación y el color a través de la protección. En el caso de los rubios fríos, además, se deben incorporar matices para mantener el tono frío.

Si no se mantiene el aporte de pigmento necesario en cada uno de los lavados, nunca se conseguirá la excelencia en su color. El resultado, en definitiva, son cabellos ásperos, quebradizos y sin brillo, junto a la aparición de reflejos no deseados.

Rutinas de cuidado

Como todo tratamiento, los cabellos rubios necesitan un cuidado y unas rutinas específicas para mantener durante el mayor tiempo posible un color brillante y un aspecto sano y cuidado. Es imprescindible el uso de agentes matizadores para devolver el reflejo perdido en los lavados y evitar así la aparición de tonalidades no deseadas entre los servicios de color.  Además, se debe asegurar una correcta hidratación y nutrición continua, con productos de líneas específicas para rubios, y usar siempre un protector térmico para planchas y secadores.

Los rubios nórdicos

Los rubios nórdicos están cada vez más a la orden del día. Para lucir estos tonos tan arriesgados, y a la vez tan en tendencia, debes elegir el que mejor te sienta en función de tu tono de piel. Estos tonos tan fríos requieren un cuidado aún más específico. Las marcas, dentro de sus gamas destinadas para los cabellos coloreados, cuentan ya con líneas para rubios nórdicos. Además de acondicionar y proteger el color, matizan los pigmentos no deseados y ayudar a mantener el tono.

Trucos para mantener el tono durante más tiempo

-No acercar demasiado el secador al cabello ni usarlo con el aire demasiado caliente.

-Intentar moderar el uso de planchas y siempre hacerlo utilizando un protector térmico.

-Lavar el cabello dos o tres veces por semana como máximo y realizar el último aclarado con agua fría, ya que ayuda a cerrar la fibra del cabello.

-Una vez por semana es muy recomendable someter al cabello a una hidratación profunda con un tratamiento intenso con  mascarilla durante 15 minutos, potenciando el resultado con una envoltura de plástico film o el uso de un gorro de baño.

-Para optimizar la acción de la mascarilla, enrolla el cabello con una toalla. El calor ayudará a que el producto penetre mejor en la fibra.

-En un cabello rubio las puntas abiertas se detectan enseguida. Por eso, es recomendable cortarlas, como mínimo, cada tres meses.

-Si las puntas necesitan un tratamiento extra, se puede usar un sérum de argán, que ayudará a sellarlas y protegerlas. 

-El uso regulado de los tratamientos acondicionadores diarios les permitirá aportar en cada momento la cantidad de pigmento necesario para lucir el cabello rubio siempre en perfecto estado.

En Guillermo Pérez Estilistas contamos con tratamientos para poder mantener tu cabello hidratado y evitar el encrespamiento. Solicítanos asesoramiento.